La fiesta de cumpleaños

algunos jugaban ajedrez en las bancas que eran un borde de esos jardines con malvas y cardenales en la acera de casas de fachadas continuas Algunos leían una revista juvenil del Mercurio tendenciosa, lavadora de cabeza y con faltas de ortografía por doquier Se llamaba Rumbo. Plena dictadura. Eso había para leer y eso leíamos también el Artes y Letras del Mercurio con escalofriante propaganda anticomunista que haría quedar chico a varguitas llosa y mucho proselitismo del Opus. A veces venía alguna nota buena eso sí, un cuento clásico, algún tesoro que encuentra el sin techo en la basura....

Leer más