el hombre que meaba oscuro
miraba con espanto su meado
e imaginaba un pozo petrolero

el hombre que meaba oscuro
tomaba litros y toneles de agua
pero nada cambiaba de color.

se preguntaba por esa singularidad
e imaginaba estar poseído
por una fiebre eterna

sí, porque la fiebre o algún mal
la picadura de alguna alimaña p ej
suelen poner al orín de luto.

orinó alguna vez sobre la nieve
y vio en el contraste brutal
la imagen de su bipolaridad

pensaba que meaba cocacola
pensaba que meaba chocolate.
Lo único claro era claro que no meaba claro.

pensaba que su alma era la dark
su corazón una tiniebla
o que orinaba sus pecados

bah, ¡a qué seguir con dudas!
hay que aceptarse tal cual uno es
y convivir con los rasgos estrambóticos

la oscuridad alberga sabiduría
el principio y el final de todo
comprensión de la vida y de la muerte.

quizás en el orín teñido
se iba todo su pecado original
y se purificaba a cada instante

¡entonces se sintió puro como virgen de provincia!
se sentió especial y no cesaba
de sorprenderse con cada meada

de Poemas de séptimo básico