Si León Golub estuviera en chile
ahora en octubre de 2019
y registrara con urgencia chirriante
como nos masacran
cómo los uniformados violan mujeres
cómo nos dejan ciegos a perdigones
cómo le disparan a niños y adolescentes
cómo arrojan lacrimógenas sin importarles
ancianos bebés o los ciegos
que venden cosas en el paseo ahumada
y alrededores
habría material de sobra
para una muestra
o una exposición. O, mejor dicho,

no habría siquiera que hacer
muestra o exposición alguna

porque en realidad todo el territorio
parece en octubre de 2019
un lienzo de Leon Golub.

Hay algunas imágenes anteriores
a octubre de 2019
p ej La colorina –Eloísa- siendo apaleada
por carabineros
o cuando Colo Colo jugó
en San Carlos de Apoquindo

El objetivo de cineastas y poetas
es que luego de ver o leer sus obras
la gente quede en el estado
que propusieron poemas y filmes
fuera de la sala
pero lo hacen cuando proponen un tempo moroso
que permite que la realidad y los jardines
no se nos pasen de largo

Pero ahora todo el territorio
parece una obra de León Golub

No va a faltar quien diga
que el trazo es sucio
que la técnica es imperfecta
y todo el orden militar
instalado en la cabeza
de los amantes de los formatos
sin fisuras. Los hacían hacer
“carpetas” de las glorias del ejército
y no importaba el contenido
sino cómo se pegaba una imagen
con cola fría con la mayor limpieza
y eso se aprecia en la redacción castrada
del 80% del periodismo

Hay una casa con césped cortado al rape
y con un asta de bandera blanca
y las caras tristes y de muerte
que tiene la gente de derecha
de clase media baja
que a su vez es también víctima
de un sistema castrense y feudal
y de los azotes en su infancia
por sacar una manzana de un árbol

Quienes heredaron ese orden
dirán que los cuadros de Leon Golub
son borrosos o mal pintados
lo mismo que dicen
de cualquier tipo de escritura
que se salga del formato fijo
y solidificado que tienen
en sus cabezas. Víctimas también
del sistema feudal y castrense
del reglazo en las manos
en colegios que en realidad
eran mezcla de cárcel y cuartel

Hoy los hijos de esas cárceles o cuarteles
que se tenía por educación
ejercen de gendarmes o soplones
dentro de la prosa formateada
aman los moldes
y algunos heredaron también de ahí
el soplonaje que hoy revierten
de superioridad moral
supuestamente progresista
imaginan que tiene alguna efectividad
pero solo es puntaje al enemigo
y un nuevo tipo de fascismo

Dentro del país que se parece
a los lienzos de León Golub
quizás nos dejaron ciegos a perdigones
-los hospitales en octubre de 2019
reportan demasiados casos-
su objetivo son nuestros ojos
como cuando en los ochenta
echaban spray a los ojos
a quienes sorprendían con spray
en las mochilas

Pero quizás durante siglos
nos han disparado a los ojos
y por eso las pinturas
de todos los linchamientos
y abusos policiales
nos quedan así

en los ochenta carabineros sacaba con odio
los rollos de las cámaras digitales
y la cinta quedaba retorciéndose
como una agónica mamba negra

las pancartas y lienzos de las marchas genuinas
son derramados como palabra viva
y todas las manifestaciones de derecha
son con carteles impecablemente impresos
que le pasan a la gente desde una camioneta.

Una es palabra viva
y el otro es molde.
Una es redacción de formato
y lo otro es palabra viva:
la palabra viva y agramatical
de la gente que ya no aguanta más

En este último caso no es que sólo importe
el contenido de lo que dicen
sino la palabra viva e imperfecta para algunos
que grita de urgencia: nos masacran
pero ya despertamos
como los linchados
de los lienzos de Leon Golub
y ahora las figuras de esos lienzos
dejan su calidad de fantasmas
que gritan dentro de galerías y museos
toman movimiento
y salen a cobrar.

Última modificación: 31 octubre, 2019